Tras largos días de sol, luz y calor llega el mes de septiembre, para muchos, un mes deseado y esperado y, para otros, este mes cobra un significado más negativo. Se podría decir que es un mes que anuncia la llegada de una estación distinta relacionada con la vuelta a diferentes rutinas; trabajo, escuela, universidad, etc.

La llegada del otoño se caracteriza por cambios en la luz, temperatura y colores y olores en los paisajes. Estos cambios influyen notablemente en muchos de nosotros y nos invitan de alguna forma a recogernos y a realizar actividades más orientadas al hogar o en horarios distintos a las que hemos venido realizando en verano. Igual que los meses de verano nos invita a salir más a la calle, playa, etc., en definitiva, a realizar más actividades fuera de casa, el otoño nos regula y reorienta hacia otro tipo de rutinas.

Estos cambios bruscos pueden llegar a afectar en nuestro estado de ánimo; anochece antes, bajan las temperaturas, lluvia, volver al trabajo, etc.

Déjame decirte que nuestra rutina habitual no es la que realizamos cuando estamos de vacaciones. Los días de verano y las vacaciones son momentos de disfrute y desconexión y, por tanto, son una excepción a nuestro día a día. Por tanto, la vuelta a la rutina habitual debe ser un proceso natural que no nos lleve al drama ni a un estrés innecesario.

¿Cómo llevar el mes de septiembre con éxito?

  • Es un mes lleno de cambios, para muchos el mes idóneo para fijarse metas… Cuidado con esto; márcate unas metas u objetivos realistas que puedan cumplirse con éxito…de lo contrario, la frustración se sumará al estrés post-vacacional.
  • Emplea parte de las vacaciones (última semana) en retomar horarios y actividades que realicéis (tú y tu familia) los meses de otoño e invierno como una buena medida para realizar un proceso de adaptación.
  • Si habéis pasado todas las vacaciones de verano lejos de casa, lo ideal será que volváis de diez a siete días antes de incorporaros a vuestras tareas habituales.
  • Es bueno que durante las vacaciones se incorporen actividades deportivas y hábitos saludables que eviten el sedentarismo. Los hábitos de vida saludables (incluso en vacaciones) son grandes aliados para mantenerse en forma y generan emociones positivas, así como una actitud saludable antes los cambios.
  • Tanto en familia como a nivel individual, ten presente el mes de septiembre, octubre y noviembre a la hora de plantear actividades o realizar planes interesantes. De este modo estarás relacionando estos meses con actividades agradables y más que evitarlos estarás deseando recibir la estación otoñal.

Espero haberos ayudado con estos tips. Recuerda que se trata de estaciones diferentes y que lo importante es construir una actitud positiva durante todo el año ya que cada estación trae consigo cambios hermosos y necesarios.